A la deriva… una historia de aventura y supervivencia.

En el año 1991, conocí a Peter Schumacher, un muchacho suizo, muy amable, y muy muy buen buzo.

Habíamos buceado un par de veces en el horno, y tanto le gustó la experiencia, que planeamos bucear al día siguiente en el viudo, al otro extremo de la isla Gorgona.

El viudo es una gran formación rocosa que tenía forma de zapato de mujer, marca la parte sur de la isla, a varias millas de Gorgonilla y los diablitos, y un poco mas de Gorgona, la isla principal.

El viudo Isla Gordona

Para llegar allá, navegábamos en un zodiac de 15 ft, con un motor Jhonson de 25 h.p., esa fué la primera de varias embarcaciones que tuvo la estación de buceo, de bucea con nosotros en la isla, nos tomaba como una hora para llegar al viudo; a bordo: Peter, Angel como piloto, y yo, en mis primeros 200 buceos.

Angel oriundo de Guapi Cauca, mi compañero de trabajo y mi amigo, de una fortaleza envidiable, lo vi echarse al hombro un motor yamaha enduro de 75 h.p.

Don Adolfo, me explicó que el mejor momento de bucear el viudo es con la marea subiendo; ya que es poco profundo en su parte más interesante, pensaba yo…..

Así lo hicimos, caímos al agua, un muy corto descenso unos 10 metros, y entramos al laberinto de rocas que crean cientos de pequeñas cuevas y canales, por donde pasa la ruta de buceo que usábamos.

Ese día encontramos en la cueva principal un tiburón nodriza o gata, uno de mis primeros, y un par de puntas blancas.

Otro aspecto típico de este buceo es la corriente, ya que por ser a tan poca profundidad, el movimiento de las olas nos afecta mucho, creando una corriente de va y viene, es bucear bailando con la corriente, algo muy simple para un caleño salsómano, esta corriente también creaba gran cantidad de burbujas disminuyendo la visibilidad al pasar por los estrechos y laberínticos callejones del fondo.

En las áreas sin burbujas, la visibilidad estaba muy buena mas de 10 metros, la temperatura muy decente debido a la poca profundidad, pero era época de agua fría y luego de las bajas temperaturas del buceo en el horno íbamos bien protegidos, yo con un fanthom de 5mm, y el un traje de dos piezas de 3 mm.

Buceo en Isla Gorgona

…y el buceo delicioso, enrumbados con el vayven, y el burbujero,…, cientos de peces multicolores bailaban alrededor nuestro en todos los canales, … apareció una raya grandota moviéndose elegantemente pegada al fondo, y la seguimos por unos minutos, lo que profundizó un poco mas nuestro buceo, llevándonos por una ruta nueva, la seguimos, durante un buen rato….

Ya en ese momento la corriente no era un vayven,…, mas bien un río submarino, extendimos nuestras alas, ….., y nos dejamos llevar por la deliciosa deriva, acompañados de incontable cantidad de peces: los rojos, los amarillos, los azules, los morados, los alargados, los gorditos, los planos, de todas las especies, colores, formas y tamaños,……, y mi inexperiencia.

Casi una hora duró el baile, ya con los tanques cerca a la reserva, ……., emergimos.

Dios mío, ….

Estábamos a muchas millas del viudo, muchas, …., casi a mitad de camino entre el viudo y Gorgonilla, …..

El viudo se veía muy pequeño, y el bote mas pequeño aún; rodeándolo desesperádamente, alcanzaba a ver a Angel como detenía el zodiac nos buscaba, no nos encontraba, con el espumero que se genera ahí, es imposible seguir o encontrar las burbujas de los buzos, y …..arrancaba de nuevo hacia el otro lado del viudo….a buscarnos, siempre en la ruta habitual, como debí haberlo hecho, …….

No existían las salchichas de seguridad, me quite una aleta para tratar de ser mas notorio, pero si el viudo se veía pequeño, y el zodiac aún mas,….., nosotros éramos invisibles.

Decidí nadar hacia el viudo, afortunadamente se me ocurrió tomar una referencia visual, usando los diablos grandes y Gorgonilla; después de 20 minutos de fuerte natación, no habíamos avanzado un metro;….., aún hoy 25 años después, me da ganas de llorar de solo recordarlo….., el desespero me inundaba,…..

Tomé la primera decisión inteligente del día, nadaremos hacia Gorgonilla, a pesar de estar mas lejos, nos debería ayudar la corriente,…., mientras continuaba subiendo…..

El viudo, Isla Gorgona

Dejamos caer las pesas; y con todo el equipo, tanque, chaleco, regulador, empezamos a nadar, mantuvimos el equipo, por que nos daría flotación,……., y los tanques, por que tenían un poco de aire, con el que podríamos llenar los chalecos; el grueso traje que vestíamos, fué una gran protección térmica y solar.

Empezamos a nadar, siempre yo adelante con Peter a medio metro de mis aletas, usaba un estilo muy especial, aleteaba en libre, braceando un poco en pecho, siempre mirando por debajo de mi cuerpo a Peter, y cada 5, o 6, o 7, u ….8, minutos, sacando la cabeza para ir tomando referencias.

Nos deteníamos de vez en cuando para descansar un poco, siempre le preguntaba a Peter como se sentía, ” i only need time …”, era su respuesta.

En un par de ocasiones se nos acercaron mucho un grupo de jureles, lo que asustó a Peter, a mi un poquito,…., nos rodeaban y continuaban su camino, un pelícano nos siguió por unos segundos, ve a buscar ayuda recuerdo que pensé, en mi controlado desespero.

Media hora después de estar nadando, en base a mis puntos de referencia, note que nos estábamos acercando,…..,ahora el llanto fue de felicidad,……, solo necesitamos tiempo.

Pasamos una hora mas nadando entre las olas que por fortuna eran muy pequeñas, no mas de un metro, cada vez que nos subían aprovechába para tomar rápida referencia, … y vimos como Gorgonilla empezaba a crecer, a Peter le brillaban los ojos, un poco más Peter un poco más.

Una hora despúes, y tras casi tres horas de natación, ….., tocamos tierra en Gorgonilla, una muy pequeña playa llena de redondeadas piedras grises, …, la playa mas bella del mundo.

Al mismo tiempo vi pasar a lo lejos el zodiac, ….., embalado, a buscar ayuda..

Ya no íbamos a morir en el medio del mar, Peter brincaba y me abrasaba, ” es la mejor experiencia de mi vida…”, decía….

Ya mas tranquilo, empezé a pensar mejor, esta playa en unos minutos va a desaparecer, por la marea en ascenso, se lo expliqué a Peter, no era seguro quedarnos ahí, el plan era nadar de nuevo rodear una roca y llegar a la playa grande de Gorgonilla, el no muy convencido, estábamos muy cansados, pero accedió.

En ese momento mi mayor temor ya no era nuestra seguridad; no quería de ninguna forma que la noticia de dos buzos desaparecidos en Gorgona llegara a mi mamá,….., haría hasta lo imposible para evitarle esa terrible vivencia…

Por eso engañé a Peter, y mi objetivo era nadar hasta Gorgona, no Gorgonilla, eso implicaba casi una hora mas de natación, que después de todo lo pasado estaba seguro lograríamos,….enterramos los tanques entre las rocas de la playa, para tener una natación mas fácil, le marque el rumbo que debíamos seguir, usando la roca grande como referencia,….., y al agua de nuevo…

Reiniciamos nuestra natación, repitiendo el procedimiento que ya habíamos usado, yo guíaba, y Peter un poco mas atrás, veinte minutos después estábamos en la piedra…..

Paramos, y le dije a Peter, es casi la misma distancia a Gorgona que a Gorgonilla, ….., se lo mostré, y accedió,……., nadamos casi una hora mas a GORGONA, tocamos playa, caí rendido en la playa, ….., descansamos unos minutos

Ya en el atardecer empezamos a caminar hacia el poblado, muy cansados, pero llenos de adrenalina, por toda esta experiencia, …

Llegamos al antiguo muelle ya oscureciendo, y escuchamos dos lanchas saliendo de la paya, iban a buscarnos,……, logramos llamar su atención, y escuche a colacho decir, “..son ellos…”

Isla Gorgona Atardecer

Nos encontramos en la playa del antiguo muelle, ahí llegaron las dos lanchas a saludarnos,

……, y, vi venir caminando con paso muy firme por la playa desde el puesto de policía a Rebeca Franke, directora encargada del parque, con radio teléfono en mano, desde lejos y a pesar de la penumbra se le notaba el enojo, venía acompañada de un par de policías, Agudelo uno de mis compas entre ellos, ella era el alma de la isla Gorgona,……, unos minutos mas tarde llega a donde estábamos junto con los compañeros de los botes de búsqueda y me dice, ….,

” ud. es el único hijueputa que se va a bucear al viudo, y regresa caminando, …., y con ojos llorosos me abrazo….”

Peter, era o debe seguir siendo un muchacho muy atlético como de mi altura, en suiza practicaba cross country en la nieve, que es un ejercicio muy fuerte; yo venía de ser preselección Colombia de rugby subacuático, fui el ultimo eliminado en la selección final, en un proceso de muchos meses de arduo entrenamiento, que complementaba con natación de aguas abiertas y prácticas de apnea que hacía cuando trabajaba en la isla, casi a diario nadaba un par de kilómetros….., y muy fuertes entrenamientos de hockey subacuático con el equipo de la universidad San Buenaventura cuando estaba en Cali.

Nuestra capacidad física, y el haberle hecho caso a don Adolfo, de ir en marea subiendo nos salvó la vida.

Esa noche después de cenar, y unas cuantas llamadas telefónicas, desde la oficina de telecóm, volví al centro de buceo, en donde vivía solo; sentado en mi hamaca, mientras miraba el cielo, llegó Angel, que dormía en el poblado,…., y con su delicioso acento guapireño me dice:

“..aaayy pareja, pensé que lo había matado, perdoóoneme ……”,

No pareja, …, la culpa fue mía.

maurosub pa´siempre ….. a la deriva.

Carlitos estarás conmigo para siempre….

Este artículo lo escribí en honor a Carlitos, fue un gran guía en Gorgona y Malpelo, compartimos muchos buceos….en su último buceo no regresó; a pesar de que pudo haberlo logrado nunca abandono a su buzo más débil…y el mar de Malpelo se los llevó…

Ocean Tales, historias para aprender

La aventura de bucear en el Viudo resultó ser una experiencia inolvidable para Mauricio y Peter.  Por suerte, lograron alcanzar por si mismos la isla y evitaron perderse en el mar.

Sin embargo, la historia podría haber terminado muy mal. Las buenas decisiones tomadas al final contrastan con los errores cometidos durante el buceo.

A continuación analizamos los aciertos y desaciertos de esta experiencia tan particular.

Los desaciertos

El buceo es una práctica muy emocionante, pero requiere de gran responsabilidad y concentración.

Ambos buzos se dejaron llevar por la hermosa experiencia de bucear el viudo.  Unirse a la corriente submarina y desarrollar una ruta no planificada fue el mayor error.  Ambos concentraron su atención en el entorno y perdieron la noción de la distancia.

Olvidaron que alguien les esperaba en la superficie y que esta persona debería poder ubicarlos fácilmente cuando terminaran su inmersión.

Los aciertos

Después de emerger, Mauricio y Peter se percataron del grave error cometido. Las decisiones a partir de este momento fueron claves para que ambos llegaran a la orilla con vida.

Escuchar y seguir la indicación de ir en marea subiendo.

Esta fue una decisión clave para que Mauricio y Peter lograran alcanzar la isla. En vez de nadar contra la corriente de vuelta al islote, aprovecharon la marea que les impulsaba hacia la isla Gorgonilla. Tomar en cuenta los consejos de aquellos que tienen más experiencia y conocen más las zonas es vital.

Mantener el control, liderando de acuerdo a la capacidad del buzo de menos experiencia.

Esto es muy importante, pues siempre existirá alguien que cuenta con menor experiencia o que no conoce el sitio de buceo. Peter siguió las instrucciones de Mauricio, y éste a su vez lideró la situación cuidando a su compañero. Entender la capacidad de los demás es crucial para manejar adecuadamente las crisis.

Mantenerse física y mentalmente en las mejores condiciones posibles.

El pánico es el peor enemigo. En situaciones de stress y adrenalina extrema, es importante mantener la calma e intentar pensar con claridad. La toma de decisiones correctas en estos momentos hace una gran diferencia.

La condición física también fué favorable. Esto les permitió nadar durante tantas horas y lograr alcanzar el objetivo.

Ocean Tales busca compartir historias que inspiran y enseñan. Si tienes una historia que quieres compartir con nosotros y te gustaría que la publiquemos acá, por favor contáctanos. Nos encantará escucharla.